Ir al contenido principal

Siglo XIX

18 de noviembre de 1824. Decreto. Se señala a México con el distrito que se expresa para la residencia de los supremos poderes de la Federación
11 de abril de 1826. Del gobierno político del distrito, sus rentas y nombramiento de sus diputados
18 de abril de 1826. Los pueblos cortados por la línea pertenecerán al Estado de México, si su mayor población quedase fuera del circulo distrital
12 de julio de 1830. Ley. Reglas para las elecciones de diputados y de Ayuntamientos del Distrito y Territorios de la Repúlica
30 de diciembre de 1836. Ley. División del territorio mexicano en Departamentos
20 de marzo de 1837. Ley. Reglamento provisional para el gobierno interior de los Departamentos
30 de junio de 1838. Ley. División del territorio de la República en veinticuatro Departamentos
30 de junio de 1838. Ley. División de los Departamentos de la República para el efecto de la renovacion de la Cámara de Diputados, señalándose el dia en que deben verificarse las elecciones primarias
24 de marzo de 1848. Decreto. Sobre elección de diputados, senadores, y presidente en el Distrito
16 de febrero de 1854. Decreto del gobierno. Se declara la comprensión del Distrito de México
2 de mayo de 1853. Decreto del gobierno. Sobre organización del ayuntamiento de México
2 de mayo de 1853. Decreto del gobierno . Ordenanza provisional del ayuntamiento de México
23 de noviembre de 1855. Decreto del gobierno. Ley de Administracion de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Federación
6 de mayo de 1861. Decreto del gobierno. División política del Distrito federal
5 de marzo de 1862. Bando del gobierno del Distrito. Sobre establecimiento de vivaques
25 de marzo de 1862. Bando del gobierno del Distrito. Medidas para regularizar la administracion local del Distrito Federal

Entradas populares de este blog

El régimen constitucional del Distrito Federal*

Arnaldo Córdova
Una opinión que se va generalizando cada vez más entre la ciudadanía mexicana es que el Distrito Federal no es propiedad de los poderes federales, sino una entidad de la Federación que, como tal, es titular constitucional de derechos que se le han conculcado y que, poco a poco, se le están devolviendo. La institución de la Asamblea de Representantes y la iniciativa que suscribieron todos los partidos políticos para que sus facultades sean ampliadas e, incluso, para que se le dote de facultades de carácter legislativo, no son sino el inicio de una obra de justicia que apenas empieza y que tiene todavía un largo camino por recorrer. No se trató, de ninguna manera, de concesiones gratuitas desde el poder, sino de derechos colectivos cuya obtención fue una conquista de la ciudadanía del Distrito Federal, cada vez más consciente del injusto régimen jurídico y políticos a que ha sido sometida nuestra entidad capital.

La conformación del Distrito Federal como entidad de la Fede…

Seminario "Los alcances de la próxima Constitución de la Ciudad de México"